Loading...

martes, 10 de agosto de 2010

La Hamaca Grande

LA HAMACA
La hamaca Palabra de etiología Taina (Hamaka) según Goeje significa; Dormir, en lengua Kechua Samacu que significa; Descansar es un mueble utilizado para dormir o descansar.
Consiste en una lona o red constituida por bramante o cuerda fina que se ata a dos puntos firmes.
Las hamacas son elementos estándar en casi todas las casas del Yucatán  y de todo el Caribe. No fueron parte de la civilización clásica de la era maya; se decía que llegaron al Yucatán desde el Caribe menos de dos siglos antes de la llegada de los españoles. La palabra hamaca proviene del taino y significa "red para pescado".
La hamaca es una aportación de los indígenas americanos pre-colombinos. Continúa siendo usada por los indígenas del Amazonas.
Están fabricadas de diversos materiales y la calidad depende sobre todo en la urdimbre y el número de hilos utilizados. Las hamacas tienen un lugar tan importante en el corazón de la gente del Caribe que incluso en las casas más humildes existen ganchos en las paredes para colgarlas.
Las hamacas de San Jacinto, Bolívar
En el municipio de San Jacinto, departamento de Bolívar, a dos horas por carretera de Cartagena de Indias, más de dos mil artesanas heredaron de los indígenas zenúes las técnicas precolombinas del tejido y tinturado de hamacas (ikat o lampazo). Organizadas en cinco cooperativas, asociaciones y comités, las mujeres de San Jacinto elaboran los textiles con hilazas de algodón de vivos colores o suavizadas con el cromatismo de tintes naturales extraídos de plantas nativas. Van tejiendo la hamaca, hilo por hilo en sencillos telares verticales de cuatro palos, mientras sus compañeros e hijos tejen los cabezotes con curricán (cordeles de algodón) para colgarla. La hamaca que se teje en tela queda en una sola pieza, no se corta, no tiene remate ni costura, lo que le da un valor especial.
La hamaca de San Jacinto está presente en la vida del campesino del Caribe colombiano: nacer, dormir, la siesta, cargar enfermos o enterrar a los muertos son hechos que suceden con frecuencia en una hamaca de algodón. Por ello, se puede considerar uno de los muebles en tela más útil, versátil, fresca y manejable. Las nuevas necesidades de diseño del mercado moderno han generado originales aplicaciones del tejido en algodón, creando fajones, telas, bolsos y otras prendas. Desde hace tres décadas, Artesanías de Colombia asesora a las artesanas en la creación de objetos para nuevos usos, los cuales se apropian del paralelismo de color, la suave textura, el entramado de los hilos y los remates visibles y discretos que caracterizan el tejido tradicional de las hamacas de San Jacinto.
En Europa Por lo menos nos damos cuenta que la mitad de las socias de la Cooperativa de Artesanos de San Jacinto (Coopartesanos), recientemente condecoradas por el gobierno con la Orden Al Mérito Exportador, aceptan que tienen hijos de hamaca.
En la actualidad, ellas están exportando a Suiza, sin intermediarios, las hamacas que confeccionan, aprovechando las bondades de la apertura económica. Es la muestra palpable de que la apertura tiene corazón , dijo el ex ministro de Comercio Exterior, Juan Manuel Santos, cuando les entregó la distinción en el Centro Internacional de Convenciones Cartagena de Indias, una semana antes de terminar sus funciones.
Por el momento, y desde mayo, la cooperativa ha enviado a ese país 300 unidades por pedido directo del empresario suizo Henrich Rehmann, quien vino a San Jacinto después de enterarse de la existencia de la hamaca, a través del Trade Point de Cartagena.
Pero la hamaca también tiene su historia triste. Una tejedora de hamacas, que para su hechura gasta bastante tiempo y agota sus fuerzas en el telar y la paleta, obtiene unas ganancias pírricas por el esfuerzo de más de 15 días, pero aun así, las mujeres de San Jacinto no han querido perder la tradición y se las han arreglado para conformar cooperativas que poco a poco las ha ido sacando del ostracismo y de la pobreza ancestral.

1 comentario:

  1. Hola Reggy, muy buen blog, te felicito por tu interés en el trabajo de estos exponentes de la cultura sanjacintera. Estoy interesado en comercializar estos productos y de paso contribuir en algo a mejorar la calidad de vida de los artesanos de San Jacinto. Cómo me comunico contigo o con alguien que tenga que ver con este proyecto.
    Suerte.

    ResponderEliminar